5 hábitos “poco financieros” que afectan el bolsillo a fin de mes

hábitos que afectan el bolsillo

¿Estás esperando siempre el final de mes y no han pasado 10 días? ¿El dinero que ganas no te alcanza de ninguna forma? Es muy probable que tengas hábitos que afectan el bolsillo y es casi seguro que no te das cuenta. Y muchos de ellos parecen persistir por nuestra renuencia a dejarlos.

Así que, si quieres cambiar tus costumbres para tener éxitos financieros, estás a tiempo. Por ello queremos presentarte los 5 hábitos poco efectivos que afectan el bolsillo para llegar al final de mes. ¿Quieres tener tranquilidad financiera de aquí en adelante? Cambia estas costumbres tóxicas por nuestros consejos y verás resultados en poco tiempo.

5 hábitos que afectan el bolsillo

¿Estás cansado de que no poder hacer frente a tus gastos? ¿Quieres evitar que el dinero se desaparezca sin saber en qué fue invertido? Excelente. Pues aquí tienes las respuestas a estas y otras preguntas. Vamos a conocer los 5 hábitos más tóxicos que afectan de una forma negativa nuestros bolsillos.

No hacer un presupuesto (mensual, quincenal…)

La base de una organización y planificación familiar comienza por un presupuesto. El no considerar realizarlo tiene como consecuencias directas:

presupuesto

  • Que no te enfoques en lo que realmente necesitas invertir
  • Que por más que ganes mucho dinero, tus gastos sean superiores.
  • Endeudarse de forma innecesaria. Los expertos manifiestan que las personas no se deben endeudar más allá de un 30% del ingreso neto
  • Que la familia no se involucre directamente en el ahorro familiar

¿Quiere sacarle máximo provecho a su dinero? Haga un presupuesto familiar. No te llevará más que un par de horas hacerlo para llegar e incluso, pasar con dinero al siguiente mes. Increíble para identificar los gastos que crecen y aquellos que no son necesarios, para dedicarlos a cosas prioritarias.

A mano (con papel y lápiz), o si tienes habilidades, una hoja de Excel, no estará mal. ¿Qué puede llevar un presupuesto? Organiza buen tus datos para que tengas en cuenta lo siguiente

  • Ingresos familiares totales. Los representan los recursos o entradas que dispone toda la familia que percibe
  • Gastos fijos y variables. Los gastos variables pueden representar una salida importante de dinero, que no te permite llegar al final de mes
  • Deudas contraídas

Desperdiciar los servicios o recursos básicos

¿Eres de los que deja las luces, el aire y otros elementos encendidos mientras no estás en el hogar? ¿Derrochas agua al cepillarte, al bañarte y más? Si respondiste que sí, estas preguntas forman parte de los “malos hábitos con los servicios”.

Además, tienen consecuencias: tus cuentas de servicios son astronómicas. No está mal mantener el ambiente de nuestro hogar cómodo y agradable. Lo que está mal es que hagas las cosas “solo por capricho”.

Lo peor del caso es que siempre existen quejas de la pobre situación financiera en la que se encuentran. Es conveniente usar los servicios (agua, electricidad, aire acondicionado) solo cuando estés en tu hogar. Además, enseñar a toda la familia a hacerlo también, ahorrando al máximo en agua, electricidad, gas, combustibles, recreación.

No ahorrar ni invertir nada del ingreso

Un fundamento familiar debe ser ahorrar o invertir, mucho o poco. “Invertir para generar” es una necesidad fundamental para que el dinero no falte y no presentemos apuros. Y para ahorrar o invertir, no hace falta ser “millonario de nacimiento”.

Pero este es un mal hábito que desde la infancia nos enseñan: gastar. Luego, cambiar nuestra mentalidad por otros conceptos suena a “después lo hago” o “cuando me asciendan”. Un buen comienzo es: si tienes un trabajo y recibes un reconocimiento o ascenso, ahórralo para el futuro. Asimismo, puedes invertirlo en un buen depósito a plazos.

Es por eso que todo parte de un buen presupuesto familiar. Saber dónde están aquellos gastos que podemos reducir, ofrecerá una cantidad para destinar a estos objetivos. Ahorrar es un excelente hábito financiero, que le proveerá recursos para emergencias e imprevistos.

Los vicios y las compras innecesarias o compulsivas

¿Vas mucho a centros comerciales y no puedes contener esas ganas de comprar los estrenos que ves? ¿Comes más afuera que dentro de casa? ¿Desperdicias la comida de la nevera porque tiene tiempo guardada? ¿Fumas? ¿Tomas bebidas alcohólicas? ¿Te gustan los refrescos, café o golosinas en exceso?

Sí, exageramos “solo un poco” con tantas preguntas. Pero de algo estamos seguros: no están de más para conocer cuán impulsivo se puede ser. Puedes tener una fuerte reducción de tus ingresos manteniendo estos hábitos. Se conoce como “gastos hormiga o gastos variables”. Y poco a poco, se llevan tus pesos. Debemos diferenciar los deseos de las necesidades, y todo parte de “indispensable”.

deudas hábito perjudicial

Estos hábitos que afectan el bolsillo pueden pasar desapercibidos si no se tiene un control presupuestario. Por tanto, se hace necesario que se reduzcan drásticamente. Sobre todo fumar, es para muchos un “vicio caro”.

Cuando vayas de compras, centra tus esfuerzos en lo que realmente necesitas. No compres cosas que en poco tiempo desecharás o pasará al “lugar de los objetos olvidados”. Y reduce tus vicios como fumar, beber o lo que haga que gastes de más. Dejar de fumar tiene ventajas impresionantes: no solo mejorarás tu salud, sino que también ahorrarás mucho dinero.

Gastar más, hasta lo que no tenemos

Este es uno de los hábitos que afectan el bolsillo más arraigados en todas las personas. Muchas veces no se cuenta con el capital suficiente para poder hacer frente a ciertos gastos. Pero, se quiere mantener un estilo de vida por encima de las posibilidades e ingresos. Es lo que conocemos como “aparentar”.

No hay nada más destructivo que este hábito. Son muchos los que se dejan llevar por envidias, presiones sociales o clasistas. Y es entonces cuando entran en juego las tarjetas de crédito u otros medios de financiación. Llega el final de mes sin dinero y “endeudados sobremanera”.

tarjetas de crédito

A la verdad, debemos mantener un estilo de vida acorde con nuestros ingresos y capacidades. Las apariencias no son para nada las mejores consejeras; y prestar dinero para cubrir cosas innecesarias solo empeorará tu situación. Por tanto:

  • Ajusta los gastos a tus ingresos
  • No compres nada a crédito
  • No caigas en la trampa de las campañas “potentes” que todo mejorará con algo nuevo

No dejes que los malos hábitos te dejen en cero

Presupuesta, ahorra, invierta ¡disfruta! Son cuatro palabras que suenan excelente y que te darán tranquilidad. Pero, solo podrás contar con sus beneficios cuando abandones estos hábitos tóxicos.

Es hora de que dejes de posponer tus planes de ahorros y comiences desde ya. Con nuestros consejos esperamos que logres tener un buen dinero al final de mes e incluso del año. Si te ha gustado, puedes compartir nuestro post en tus redes sociales. Además, nos ayudarías escribiendo y ampliando esta información, abajo, en la caja de comentarios.

Be the first to comment

Leave a Reply