Primer empleo y las finanzas personales

primer empleo y finanzas personales destacada

Estás recién egresado de una institución educativa o ya estás en la edad de conseguir un empleo, el primero para ser específicos. Esto resulta en la mayoría de los casos muy emocionante. ¿Por qué? Porque el primer empleo y las finanzas personales van de la mano, para decidir sobre nuestras vidas y necesidades de forma independiente.

Una de las cosas que define nuestras finanzas personales es saberlas administrar. Por tanto, administrarnos desde nuestro primer empleo, donde percibimos los primeros salarios de la actividad que desempeñamos, hará que tengamos una relación armoniosa con el dinero.

Por tanto, en esta estupenda entrada de Diario al Día enfocada en los jóvenes, revisamos el primer empleo y las finanzas personales. Echamos un vistazo a la relación de estos dos términos importantes y damos además algunos consejos sobre cómo realizar buenos hábitos financieros.

El primer empleo y las finanzas personales

Muchas personas creen que, a la hora de conseguir un primer empleo, podrán gastar a manos llenas. Calzado, ropa, diversión y más, hacen parte de los pensamientos erróneos de esta etapa de la vida. En esta etapa inicial de vida laboral es fácil caer en errores, en hábitos “poco financieros” que pueden incidir en tus finanzas.

Por tanto, no hay nada mejor que fomentar hábitos financieros sanos desde este primer momento como empleado. Uno de los mejores hábitos es el ahorro: ahorrar para contingencias, ahorrar para el retiro (por lejano que parezca), ahorrar para alguna enfermedad.

Otro habito fundamental (que no nos enseñan claramente) es a presupuestar todo nuestro dinero. Un presupuesto personal será la mejor forma de ver cuáles son tus ingresos y cómo se desenvuelven tus gastos (fijos o variables). En Diario al Día tenemos la entrada para ti, si quieres saber cómo hacer un presupuesto personal o familiar en 5 simples pasos.

Consejos para tu administrar tus finanzas desde el primer empleo

Conseguir un primer empleo no es fácil. Por tanto, si lo conseguiste, debe ser motivo de mucha celebración. Quizá su primer sueldo decidas gastarlo celebrando este hecho. Pero que no se te suba a la cabeza. A partir del segundo sueldo tendrás que comenzar a pensar en todas tus necesidades y cómo cubrirlas de forma eficiente.

Antes de pensar en cómo gastar tus ingresos, es conveniente que pienses en cómo administrarlos de la mejor manera sin perder la cabeza. Por tanto, en este punto, vamos a enseñarte algunas estrategias o consejos que pueden guiar tus finanzas personales desde tu primer empleo.

Conoce tu valor

Es lo más importante de toda persona en su primer empleo. Investigar en portales diversos el valor de tu trayectoria como profesional es relevante, para que tengas una idea de cómo se valoran tus habilidades. Esto será crucial para negociar tu sólido primer sueldo.

Fijar metas

El primer empleo y las finanzas personales tienen un objetivo en común: la fijación de metas alcanzables en diferentes plazos. Lo ideal sería fijarse metas pequeñas a corto o mediano plazo.

Asimismo, es fundamental que conozcas a detalle tus necesidades para que las metas sean alcanzables. Puede que necesites un vehículo para desplazarte más rápido, o quizá realizar un viaje en alguna oportunidad vacacional hacia un destino soñado.

Diseña un presupuesto hipotético

Con cada una de las oportunidades de empleo que revises, simula un presupuesto. Para ello, toma como referencia el sueldo o salario que te ofrecen y compáralo con tus gastos (fijos y variables) para ver si estos encajan.

Muchas personas al salir de los estudios se olvidan de presupuestar su vida. Es probable que crean que un sueldo que nunca han ganado en su vida será suficiente para enfrentar la vida.

Hay que recordar que un presupuesto no es fijo, sino que varía a medida que crecemos. Por tanto, el ejercicio de irlo actualizando es clave, sobre todo si estamos a punto de tener un primer empleo.

Estructurar las finanzas desde un primer momento es fundamental para enfrentar épocas donde tengamos disminución de ingresos. Si gastas menos de lo que ganas, podrás destinar dinero hacia fondos de contingencias.

Ahorra desde el primer instante

Mientras más rápido ahorres, te será más fácil armar fondos para lo que necesites, sobre todo un fondo de emergencia o de retiro. No existe una cantidad fija que se pueda considerar como ahorro. Pero en voces expertas, recomiendan un porcentaje entre el 10 y 20%. Es fundamental respetarlo y guardarlo de forma constante cada mes.

Identifica y responde antes a las necesidades

Un hábito relevante de cualquier persona que toma un primer empleo es centrarse en solventar sus necesidades. Comida, vestido, vivienda, entre otras, son cosas que no podemos dejar pasar. Por tanto, antes de gastar dinero, piensa en si realmente lo que estás comprando es importante o no. Si no lo es, puede esperar.

Inteligencia con el crédito

Probablemente cuando empieces a percibir una cantidad fija cada mes, las entidades financieras quieran sorprenderte con diferentes instrumentos financieros. Una cuenta de ahorro o una oferta de tarjeta de crédito pueden estar presentes. Sin embargo, con respecto a la oferta de tarjetas de crédito, es conveniente tener precaución.

Puedes aceptarla, pero como recomendación de expertos, trata estos instrumentos como tarjetas de débitos, es decir, pagando el saldo pendiente cada mas de forma total. Asimismo, evita pagar con la tarjeta y acumular saldos que luego no puedas cubrir totalmente.

¿Qué beneficios traerá tener este hábito desde una época laboral temprana? Mantendrá en buen perfil tu crédito bancario y te ayudará a pagar pocos intereses. Por tanto, evita acumular deudas de consumo con créditos o tarjetas.

Compra un seguro

Una de las cosas que no podemos evitar son las enfermedades y, después, los accidentes. Son eventos imprevistos sobre los que no tenemos dominio. Por tanto, expertos como Eric Tyson (escritor del libro personal financies for Dummies o finanzas personales para tontos) recomienda enfáticamente comprar un seguro.

No importa que seas joven, que tengas la fuerza de un león para enfrentar tu primer empleo. Un accidente o una enfermedad (laboral o no) pueden menoscabar tu integridad en el momento que menos lo esperas.

Los mejores consejos del primer empleo y las finanzas personales ¡solo en Diario al Día!

Esperamos que puedas empezar tu vida laboral y mantengas en óptimas condiciones tus finanzas personales. Si te gustó nuestra entrada, puedes compartirla en tus redes sociales. Además, queremos conocer tu experiencia y opinión, abajo, en la caja de comentarios.