Un comerciante a un delincuente

Un video de vigilancia captó el dramático momento en que el trabajador hispano de una bodega del Alto Manhattan supuestamente mató a puñaladas a un cliente que invadió el área del mostrador en medio de una pelea por una bolsa de papas fritas.

Se recomienda prudencia al observar las crudas imágenes divulgadas ayer por New York Post. En el impactante video se ve al trabajador José Alba (51) atendiendo a los clientes detrás del mostrador en la tienda de comestibles en Broadway con 139th Street, cuando de repente se enfrenta a Austin Simon (37), quien entró en su área privada de trabajo, el viernes alrededor de las 11 p.m.

Al parecer el empleado hispano había tenido una discusión con una mujer que había tomado unas papas fritas, pero no tenía suficiente dinero en efectivo para pagar. Debido a su frustración, la cliente salió del local con su niño y llamó a Simon, pero la relación entre ambos no sido descrita.

Antes de llegar a la confrontación física, los dos hombres se gritaron, hasta que Simon ingresó al área detrás del mostrador, donde supuestamente Alba tomó un cuchillo y apuñaló al invasor varias veces, según NYPD y el video de seguridad.

Simon fue llevado al Harlem Hospital, donde lo declararon muerto, con heridas en el pecho y una en el cuello. Fue el primero de dos homicidios a puñaladas registrados esa noche en NYC.

Tras la fatalidad en el vecindario Hamilton Heights, Alba quedó detenido en Rikers Island acusado de homicidio y posesión criminal de un arma. Se le impuso una fianza de $250,000 dólares y debe regresar a la corte de Manhattan mañana jueves.

En Nueva York, el interior y los alrededores de las bodegas son con frecuencia escenas de crímenes, tanto robos como homicidios. Los ataques son comunes a empleados y clientes. En mayo, un adolescente de 17 años murió baleado tras ser emboscado por un grupo que lo acechaba cuando se dirigía a una bodega en El Bronx.

A principios de abril, la abuela hispana Juana Esperanza Soriano de Perdomo murió baleada en un fuego cruzado afuera de una bodega. Días después, un hombre de 39 años fue apuñalado repetidamente afuera de una bodega también en El Bronx, en medio de una pelea que se tornó sangrienta.

En enero, una mujer y su perro pit bull murieron en un tiroteo dentro de una tienda de víveres en Brooklyn. A fines de noviembre un joven de 18 años falleció tras ser baleado varias veces, siendo cliente de una bodega en Staten Island (NYC). Y en octubre, un inmigrante empleado de una tienda murió apuñalado en East Harlem, en una aparente discusión por 50 centavos en el precio de un cigarrillo.