Los resultados y la explicación de su mujer lo llenaron de 0di0

El engaño definitivamente nunca deja nada bueno… pero este caso se salió de control completamente, y ha enlutado a dos familias dominicanas.

Hace breves momentos nos llegó el caso de un uniformado de la Policía Nacional, quien produjo una tragedia luego de enterarse de algo bastante desagradable. Éste, quien se hacía llamar -porque ya falleció- Manuel Augusto Fernández, estaba viviendo una de las experiencias más gratificantes para un ser humano… ser padre. De pronto, una mentira lo llevó a cometer una locura irremediable.

Testimonios alegaron que la pareja había estado teniendo problemas que motivaron la desconfianza de éste hombre. En tanto, Manuel empezó a sospechar de su paternidad, por lo cual optó por realizarle una prueba de ADN a su supuesto hijo.

Fue hasta el pasado jueves 4 de diciembre cuando los resultados sorprendieron al raso, quien resultó no ser el papá de la criatura, al enterarse en los Tribunales, donde además, su pareja le había explicado que le había sido infiel porque éste no le satisfacía s3xü4lm3nt3. Esta noticia fue muy fuerte para él, tanto, que se vino abajo y solo pensó en llenarse de odio para terminar con todo lo que había construido junto a su pareja, Brailenny Méndez.

Esta nueva perspectiva de su familia le hizo perder el control al hombre, quien enloqueció y terminó propinándole un disparo a la mujer, en una de sus piernas. Luego, le dio otro disparo en el cuello que la dejó sin signos vitales, para posteriormente, intentar quitarse la vida de la misma manera. Sin embargo, no lo logró, por lo cual fue trasladado con carácter de urgencia al centro de salud. Fuentes policiales notificaron su deceso horas más tarde.

Qué terrible desenlace y cuánto sufrimiento para los familiares de ambas partes. No justificamos las acciones de ninguna parte de la pareja, solo podemos decir que en todo caso, la criatura no tenía la culpa de lo sucedido. Que Dios los tenga en su Santa Gloria y esperemos que el niño haya quedado en buenas manos.